La calefacción y su correcto uso

Con la llegada del frío y las bajas temperaturas son muchas las dudas que surgen acerca de la calefacción: cómo ponerla, qué tipo usar y, sobre todo, qué hacer para ahorrar.

Los expertos recomiendan ponerla en marcha solo cuando se vaya a hacer uso de esta. Atrás queda el falso mito de tenerla encendida durante todo el día pensando que así se consume menos energía. En cuanto a los horarios cabe destacar que depende de si tenemos una calefacción individual o centralizada.

 

CUÁNDO ENCENDER LA CALEFACCIÓN 

Tal como hemos explicado anteriormente hay que tener en cuenta qué tipo de instalación tenemos. Si es centralizada, la misma caldera aporta servicio a todo un bloque, pero gracias a la normativa nueva normativa de calefacción central que entró en vigor este año 2022, ya se puede regular de forma individual el consumo de cada vivienda. Las viviendas tienen como fecha límite el 1 de mayo de 2023 para instalar sistemas de medición individual. Disponemos de válvulas termostáticas para que puedas regular tu uso.

 

Si la instalación es individual, sí se puede decidir el horario y la temperatura adecuada. Mientras que, si la calefacción es eléctrica, debes saber que la tarifa nocturna es mucho más reducida. Incluso se recomienda regular la válvula termostática en cada habitación. En el caso de que la instalación fuera por gas, no hay diferenciación de horarios.

 

A QUÉ TEMPERATURA PONER LA CALEFACCIÓN

Llega el frío y surgen muchas dudas sobre cómo encender la calefacción y qué hacer para ahorrar. Los expertos en energía señalan que la temperatura óptima está entre los 21 °C y 23 °C, a pesar de que cada persona tiene una temperatura corporal diferente.

Aunque, en horario nocturno se recomienda el encendido entre los 15 °C y los 17 °C para dormir confortablemente. Si no se regula correctamente podría causar sequedad en el ambiente y generar dolor de cabeza.

CUÁNTAS HORAS PONER LA CALEFACCIÓN

Otro interrogante que se nos plantea es cuántas horas poner la calefacción a lo largo del día. Sin duda alguna, adaptar nuestros horarios es fundamental si queremos que las facturas no se disparen. Por ese motivo, lo mejor es programarla una hora antes de llegar a casa o al trabajo. ¿Te imaginas trabajar en un ambiente frío y gélido? 

 

Según un estudio, en nuestro país se enciende la calefacción una media de cuatro horas diarias. Esto supone una inversión de cinco euros al día. Las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid son las que tienen mayor consumo diario (aproximadamente 4,20 horas).

Está claro que no todas las personas tienen las mismas necesidades. No obstante, te ofrecemos estos consejos para hacer un uso eficiente en función del número de horas que necesites tener encendida tu instalación.

 

  • Regular la calefacción a 21 °C.
  • Evitar encender la calefacción en horario nocturno si no se necesita.
  • Utilizar las válvulas termostáticas para ahorrar entre un 8 % y 13 % de energía.
  • No dejar la calefacción encendida al máximo rendimiento si no se va a utilizar.
  • Disponer de un buen aislamiento térmico.

 

En definitiva, los técnicos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomiendan ajustar el encendido de la calefacción al horario de una ocupación y apagarla por la noche. En el caso de dejarla en marcha durante la noche, el termostato debe estar entre los 15 °C y 17 °C.